Piel en primavera: ¿Cómo ponerla a punto?

Llega la primavera y las temperaturas más altas que nos invitan a despojarnos de ropa, mantener mayor contacto con el sol y mostar la piel. ¿Cómo tenemos que prepararnos para eso después de los meses de invierno?
Cuidadospielprimavera

Llega la época del año en la que empieza a subir la temperatura y, como consecuencia, utilizamos vestimentas livianas, dejamos más piel al descubierto y nos exponemos al sol. La primavera nos compromete a seguir cuidando la piel: Esta nueva estación trae modificaciones en el medio ambiente que repercuten en nuestra piel, es el momento donde el índice de radiación UVA y UVB comienza a aumentar, por lo que debemos prestar mayor atención al cuidado del sol; se inicia la época de alergias, por lo que aparecen con más frecuencia signos y síntomas que se acentúan en pieles sensibles; y hay mayor sudoración, debido al aumento de la temperatura, lo que torna la piel más grasa.

Entonces, ¿cómo preparar la piel para el impacto directo de la vuelta al sol en primavera?
Lo primero que recomendamos es pausar los tratamientos de renovación -tanto los peelings en gabinete, como el uso de renovadores celulares en domicilio- y reforzar la hidratación y la protección; pero, además, acondicionar el cuerpo es fundamental luego de pasar tantos meses cubierto. Por eso, comparte los principales ítems para el cuidado de rostro y cuerpo ante la llegada de la primavera:

● Utilizá semanalmente exfoliantes. Proporcionan luminosidad, mejoran la permeabilidad y preparan la piel para una mayor efectividad de lociones, sérums o emulsiones. Tené en cuenta aplicar aquellos que sean específicos para cada zona (como rostro, brazos o piernas) y elegir texturas que no irriten, como geles o cremas, con micropartículas específicas para cada necesidad.
● Prestá principal atención a tus manos. Sin dudas siguen siendo las más castigadas por el uso de agentes agresivos, como el alcohol en gel, durante la pandemia, por eso requieren hidratación y protección solar extra para evitar la deshidratación y aparición de manchas.
● Elegí el hidratante para tu cuerpo. En épocas de temperaturas más elevadas, este producto se convierte en protagonista ya que mantiene el balance hídrico. Optá por composiciones con antioxidantes que protegen de la acción de los radicales libres generados por la radiación y ayudan a retrasar la aparición de signos de envejecimiento.
● ¡Los pies también requieren cuidados! Hidratalos siempre, en especial en las zonas que presentan durezas, y además protegelos del sol, sobre todo en los empeines.
● Intensificá la frecuencia de la protección solar. Es importante que en esta época empieces a reaplicar el protector solar cada 2 o 3 horas, en el cuerpo y el rostro. Podés elegirlo con pantalla física o química, y siempre con FPS alto y texturas adecuadas a cada tipo de piel.
● Optá por autobronceantes. Estos son la opción saludable para contrarrestar la palidez del invierno. Es una gran alternativa segura y saludable a la exposición solar. Es importante que, antes de la aplicación, realices una exfoliación e hidratación de la zona.

Tratamientos express para hacer en casa

● Para celulitis y adiposidad -Tiempo total del tratamiento: 30’- En la ducha, utilizá un gel con alfahidroxiácidos. Luego, aplicá un exfoliante corporal y retirá el excedente con papel tissue y colocá una crema ya sea hidratante, antioxidante o afirmante. Por último, en las zonas con adiposidad y/o celulitis, incorporá un producto específico y masajeá hasta su total absorción.
● SOS manos – Tiempo total del tratamiento: 20’- Distribuí un exfoliante corporal y retirá el excedente con papel tissue. Aplicá una crema emoliente o equilibrante de la microbiota y cubrí las manos con guantes o medias de algodón para lograr un efecto de máscara.
● Pies regenerados -Tiempo total del tratamiento: 20’- Aplicá un exfoliante corporal y retirá el excedente con papel tissue, luego, una crema renovadora y ultrahidratante o hidratante y finalmente cubrí la zona con medias de algodón para lograr un efecto de máscara.

Ahora, sí, estamos casi listas para exponernos al sol, solo queda repasar algunos cuidados esenciales: aplicar protector solar media hora antes de la exposición al sol y repetir el proceso cada tres horas o luego de inmersión en el agua o sudoración profusa, es importante evitar la exposición entre las 11:00 y las 17:00, realizar una exposición progresiva, utilizar sombrero para una protección extra del rostro y anteojos con filtro UVA y UVB.

Asesoramiento: Natalia Achitte, Técnica en Dermatocosmiatría y Esteticista Corporal, Capacitadora Profesional de Lidherma.

Te puede interesar