Eve Jobs, la hija de Steve Jobs, debutó como modelo en la pasarela francesa

Desfiló para la firma francesa Coperni con look neón, brillos y gafas de sol.
hija jobs

Nace una nueva estrella que se suma al grupo de famosos “hijos de”. Estamos hablando de Eve Jobs, la menor de los cuatro hijos del fallecido magnate de la tecnología Steve Jobs. La joven de 23 años mantiene un perfil bajo, pero su nuevo paso en su carrera como modelo -que comenzó hace menos de un año- la sitúa en el ojo público: por primera vez se subió a la pasarela y lo hizo nada más y nada menos que en la semana de la moda de París, en un desfile de la firma francesa Coperni.

La heredera de Jobs modeló la nueva colección de la marca e impactó con su look: lució una remera verde neón -el color de moda favorito de las famosas-, un modelo ajustado de lycra con mangas cortas y cuello polera. Combinó la prenda con una minifalda negra ajustada con apliques de strass y originales accesorios de alto impacto: una minibag blanca de forma abstracta, ojotas con apliques circulares y plataforma -una reversión del clásico calzado playero que ahora se lleva en looks urbanos- y por último gafas de sol de inspiración futurista con marco blanco.

“No puedo expresar con palabras lo extraordinaria que es esta colección. Fue un honor ser parte de la visión Coperni” escribió la modelo en su cuenta de Instagram junto a algunas fotos de su recorrido en la pasarela y del backstage del desfile. En tanto, desde Vogue París afirmaron que la presencia de Eve es un “sueño hecho realidad” para Sébastien Meyer, director creativo de la firma y fanático de Steve Jobs.

En diciembre del 2020, la hija de Steve Jobs decidió decirle adiós al anonimato y lanzarse al mundo del modelaje. Después de mantener el perfil bajo por 22 años, Eve Jobs presentó su primer trabajo profesional como modelo para Glossier, una marca fundada en Nueva York hace siete años a partir de una web de belleza y cuyos productos efectivos y sencillos se han convertido en objetos de culto.

En una bañera y cubierta de espuma, posó con la melena mojada y echada hacia atrás y las uñas pintadas de rojo. Seria y con actitud audaz, sostuvo una copa de vino. ¿El detalle? Ella misma fue quien tomó la foto, demostrando así sus múltiples talentos y su buen ojo para la moda y la fotografía.

Te puede interesar