Glam Catamarca Glam Catamarca

Chau al sexo casual... bienvenida a la abstinencia consciente

La pandemia global puso la cultura de la seducción y las citas en un segundo plano. Parece que estamos empezando a salir. Sin embargo, la escritora inglesa Jessica Burrell analiza por qué las relaciones eventuales, por mero placer, aún no han regresado.

Salud
sexo-casual-y-por-que-disfrutarlo-sin-remordimientos-1024x577

En agosto del 2020, cuando la flexibilización en las restricciones de la cuarentena permitían la liberación de meses de deseo sexual reprimido, mi amiga y yo nos entusiasmamos. Éramos dos mujeres solteras de veintipico a las que le llegaba el momento de salir para tener sexo en modo hedonista. Como una forma de compensar lo perdido en la mayor parte de ese año con promiscuidad desvergonzada.

Pero... no lo hicimos. En cambio, redescubrimos otros placeres simples que habían sido eliminados de la vida. Juntarnos con amigas, comer en un restaurante, viajar en Uber. El sexo casual volvió a entrar en nuestras vidas, sólo que de una manera más lenta y consciente de lo que esperábamos.

Muchos informes en ese momento reflejaron nuestra experiencia. Se declaraba una "depresión sexual" en lugar de un frenesí. Según estudios que analizaron el impacto de la Covid sobre el deseo sexual, había algunas razones puramente prácticas detrás de esto. El miedo a la cercanía después de la distancia forzada, la convivencia forzada con la familia, el bajón de ánimo provocado por una pandemia global. Pero se profundizó. En febrero de 2022, la empresa más importante en fabricación de preservativos a nivel mundial, Karex, anunció que tuvo que diversificarse.

La compañía tuvo que virar su negocio hacía producción de guantes quirúrgicos después de una caída del 40% en la demanda, consecuencia de una población estresada y aislada. Incluso con las libertades sociales restauradas, parece que la marea se está alejando del sexo casual. Y en especial, las mujeres.
Quizás, el auge de las aplicaciones de citas ya había provocado la desaparición de la cultura la seducción antes de la pandemia. Las mujeres en las aplicaciones ya no iban a bares para conocer nuevas parejas sexuales. En su lugar, sólo avanzaban con citas preestablecidas con personas que ya habían examinado digitalmente y que consideraban probable que tuvieran un potencial de pareja a largo plazo.

Todo lo que pasó recientemente volvió todo más complejo. Cuando hablo con amigas o entrevisto testimonios sobre el tema, casi todas las personas expresan desinterés. Hasta incluso renuencia a tener relaciones sexuales de manera casual. "No puedo sumarme un problema con eso" me dijo una chica de 29 años.

"Es mucho esfuerzo y no quiero sacrificar mi propia comodidad. Ahora soy menos tolerante con eso", agregó. Otra me explicó que estaría interesada en algo "divertido, emocionante y diferente". Es decir, tener sexo de a tres o con alguien del mismo género. Pero que no estaría dispuesta a correr el riesgo tan sólo en "una aventura de una noche'.

El sexo casual parece haber perdido parte de su atractivo. De hecho, parece estar surgiendo una ola de abstinencia consciente. Pero ¿por qué es esto? La "liberación" sexual de las mujeres, impulsada por un mayor acceso a la anticoncepción y el cambio de actitudes, entregó la libertad largamente esperada de tener relaciones sexuales cuándo y cómo nos plazca. Lejos de ser un lujo, se trataba de un derecho básico que la sociedad había eliminado.

Su reclamo recordaba el esfuerzo actual por garantizar productos de higiene menstrual libres de impuestos. Cuando estaba soltera, tenía la sensación de que era mi obligación feminista salir y tener sexo como un hombre, anulando cualquier impulso hormonal y permaneciendo completamente desapegado. Ser empoderada significaba estar indefectiblemente preparada para eso. Y aquellas que no lo estaban se arriesgaban a parecer poco cool o no progresistas.

Ahora parece que la experiencia del encierro eliminó esto y también la presión de tener citas. O directamente apagó la necesidad de tener sexo. Incluso, dejando tiempo para la exploración sexual individual. Lo cual brinda un valioso espacio físico y mental para evaluar nuestra propia sexualidad y navegarla solos, sin una pareja que cambie la dinámica.

Para algunas personas esto significó una "excusa" bienvenida para salir del plano sexual en absoluto. Para otras, permitió la búsqueda del autoconocimiento sexual. Y en ambos casos, dejó la vara muy alta.

“Usé el encierro como excusa para comprar un vibrador, ver diferentes tipos de pornografía y descubrir qué me gustaba realmente”, dice una mujer de 25 años. Otra cuenta que no tener relaciones sexuales había cambiado su sentido de seguridad en sí misma y satisfacción. “Descubrí que había internalizado como normal la aprobación que solía buscar a través del sexo casual”, dice. “Con más tiempo y espacio, encontré diferentes formas de experimentar la intimidad, la comodidad y el entretenimiento que obtenía del sexo con otros. Descubrí que es mucho más duradero y significativo cuando se logra sola”.

Una mujer con la que hablé estaba desconcertada ante la idea de que las mujeres disfrutaran del sexo casual de la misma manera que los hombres. “Ninguna mujer puede tener sexo como y cuando quiera sin un sacrificio biológico”, dice. “Ya sea la anticoncepción y sus efectos secundarios o la consecuencia de un embarazo no deseado”. También existe la presión internalizada del “reloj biológico” y la sensación de que solo deberíamos tener relaciones sexuales con posibles intereses románticos a largo plazo.

Con todo esto sucediendo, no sorprende que muchas personas se abstengan del sexo casual como era antes, que a veces traía poca satisfacción.

No es raro ante estos escenarios que elijan tener sexo a solas o abstenerse por completo. Sí, especialmente después de meses de valiosa autoexploración. La abstinencia sexual consciente no es sólo una señal de independencia. También se siente como un acto de resistencia, incluso de desafío. La libertad ganada con esfuerzo del sexo casual debe ser respetada y protegida. Pero eso no significa que debamos verlo como un lujo que estemos obligadas a usar.

Te puede interesar

Lo más visto

deco

Diseño retro & actual

Deco

Proyectado en 2021 e inspirado en el estilo de mediados del siglo XX, este departamento de 85 m2 en Estambul refleja la fusión de lo vintage con lo contemporáneo.

Recibí nuestras noticias