Glam Catamarca Glam Catamarca

Últimas noticias

¡A mejorar la piel, limpiándola correctamente!

Tez opaca, sucia y engrosada... ¿Qué pasa si desmaquillarte todo los días no es suficiente? Aquí, una rutina semanal de 3 pasos con consejos de expertos, tips de aplicación y los productos adecuados para una limpieza correcta (y un cutis divino).

Belleza
limpieza

Tez gris, poros visibles, brillos antiestéticos, pequeños granitos debajo de la piel… Todas hemos tenido esa sensación de cutis borrosa algún momento (aún sin sufrir el karma de una piel “problemática”).

El estrés, el cansancio, la comida chatarra, la contaminación, el tabaco tienen mucho que ver. Y el uso de cosméticos inadecuados también puede agravar la situación. Por esoo, adoptamos una rutina de limpieza-desmaquillaje de 3 pasos, pero un poco más avanzada que la simple agua micelar. Desde la primera vez, realmente vas a sentir la piel más limpia. Y en diez días, un cutis completamente nuevo. ¡Y todo esto sin agredirlo!.

1 - Cada noche: 7 minutos para la doble limpieza
Empezá masajeando el rostro con un bálsamo o un aceite desmaquillante (con aceites vegetales, no minerales) para emulsionar las partículas contaminantes suspendidas en el aire (sobre todo en la ciudad), las grasas de las bases de maquillaje y los filtros solares que contienen algunas cremas... "Usar un producto graso como primer paso es la forma más segura de limpiar correctamente la piel, permite usar menos detergentes y suaviza los puntos negros adecuadamente", explica Marion Massias, la esteticista de Oh My Cream! Después, enjuagar con agua y secar. Luego, utilizar una leche o un gel limpiador para eliminar el resto de impurezas, y finalizar con una loción o l tónico.

2 - Cada mañana: una fórmula suave
No hay necesidad de ir a lo "heavy". El objetivo es eliminar las impurezas rechazadas por la piel durante la noche, pero sin desnudarla ni quitarle su preciada película hidrolipídica (que está como nueva después de una noche reparadora). “Si atacamos la piel, esta produce más sebo para protegerse, por lo que nunca conseguimos el efecto de piel limpia deseado, y se convierte en un círculo vicioso”, explica Hélène Lobet, formadora de Maria Galland. ¿La solución? lociones de limpieza suaves que eliminan las impurezas preservando el equilibrio de la flora cutánea. También podés usar algún agua floral, siempre frotando delicadamente.

3- Cada semana: exfoliación y mascarilla
Empezá aplicando un exfoliante, enzimático o con ácidos de frutas, que son los más indicados para actuar sobre los poros. Inmediatamente seguí con una mascarilla de arcilla blanca (caolín), que es más suave que la arcilla verde (pero también efectiva para magnetizar las impurezas, limpiar los poros y aclarar la tez). "La arcilla verde es demasiado absorbente, desequilibra la película hidrolipídica y corre el riesgo de provocar una sobreproducción de sebo", advierte Hélène Lobet. Por último, recordá finalizar este ritual aplicando tu crema hidratante. El ritmo adecuado para este dúo depende de tu tipo de piel: dos veces por semana si es grasa, una o dos veces si es normal a mixta, una vez cada diez días como máximo si es seca.

Te puede interesar

Lo más visto

Recibí nuestras noticias