Glam Catamarca Glam Catamarca

4 trucos simples (e impensados) para evitar la formación de comedones

Probablemente no lo sabías, pero hay cuatro pequeños gestos que podrían hacerte menos propensa a sufrir un brote de acné. Enterate cuáles son y, ¡seguro que vas a querer cambiar la funda y limpiar la pantalla del celu ya mismo!

Belleza
belleza

Todos sabemos cómo combatir las principales causas del acné: una excelente rutina de cuidado, desmaquillarse adecuadamente y evitar los alimentos azucarados... Sin embargo, todavía hay muchas personas que lo padecen, incluso después de tomar estas precauciones. Bueno, resulta que hay algunas otras causas que podrían desencadenar los brotes.

Aquí, cuatro soluciones rápidas que podrían marcar la diferencia en cuanto a evitar o no la formación de comedones.

1. Prestarle atención a la cosmética capilar

Algunos productos para peinar pueden ser los culpables de los granitos alrededor de la línea del cabello. Y es que, en el pelo, estos cosméticos rozan tu cara durante el día y -si no te duchás por la noche-, lo harán contra tu piel mientras dormís. Y aunque tu champú está destinado a limpiar tu cabello, en realidad puede volverse en tu contra. Además, si no se enjuagan adecuadamente, los ingredientes espumantes (como el lauril sulfato de sodio), pueden atraer bacterias a la piel. Y finalmente, el aceite de un acondicionador también puede ser responsable de los poros bloqueados. Un buen hábito es limpiarse la cara después de lavarse la cabeza para eliminar de la cara cualquier producto extra.

2. Limpiar la pantalla del celu

Pensá en la frecuencia y en el momento exacto en que tocás el teléfono. ¿Casi todo el tiempo, verdad? Poner el teléfono en la cara puede transferir cualquier suciedad o bacteria que vive en la pantalla directamente a la piel y obstruir los poros. Afortunadamente, hay una solución rápida para esto y es probable que ya la tengas en tu cartera. Limpiá la pantalla con una toallita antibacteriana todos los días y evitá apoyar el teléfono sobre el rostro tanto como puedas.

3. Lavar la funda de la almohada con más frecuencia

La cara acumula suciedad durante el día y, cuando te acostás sobre la almohada por la noche, cualquier suciedad o sebo que haya estado viviendo en tu piel se transferirá a ella. Esto es especialmente malo si no tenés el hábito de la higiene facial nocturna. Y hasta que se lave, la funda de la almohada acumulará bacterias así como células muertas de la piel. Asqueroso, lo sabemos. Entonces, acostumbrate a lavar las fundas cada una o dos semanas para evitar acumulaciones. Probá también con una funda de seda, que ayuda a mantener el sebo natural de la piel en la misma (en lugar de que lo absorban las fibras naturales, como el algodón, de las fundas comunes).

4. Fundamental: la higiene de manos

Lo sabemos, es bastante simple y suena como algo que le ensañamos a un niño pero, cuando se piensa en todo lo que tocan las manos a diario, deberíamos desinfectarlas cada cinco minutos. Las manos producen aceites naturales, y cuando uno se toca la cara a lo largo del día, está transfiriendo ese aceite a la piel. Sin mencionar los gérmenes que recolectamos de todos los pasamanos que se tocan, de los teclados de computadora y hasta de los alimentos que consumimos...

Te puede interesar

Lo más visto

Salugenica1

Jornadas de Prevención del suicidio en la UNCA

Centro de Medios Universitarios
Noticias

En el Aula Magna de la UNCA, se llevó adelante las 9º Jornadas de Salugénica Activa-2022, bajo el lema "Vitalizar la vida, es prevenir el suicidio"- Abordajes en Prevención, Asistencia y Posvención.

Recibí nuestras noticias