Glam Catamarca Glam Catamarca

Apps para estrenar en primavera

Avistaje y reconocimiento de aves, plantas e insectos, y un poco de protección UV, que nunca está de más.

Tecnología
apps

Uno lleva en el bolsillo un dispositivo con cámara de fotos de alta resolución, bastante capacidad de cómputo y conexión con Internet. No iba a pasar mucho tiempo antes de que los planetas se alinearan y pudiéramos apuntarle a algo y que la colaboración entre la inteligencia humana y la artificial nos permitiera reconocer eso que la cámara está viendo. Para los que nos gusta la naturaleza (y de eso se tratan las siguientes líneas, ahora que llega la primavera y habremos de pasar más tiempo al aire libre), fue una bendición, aunque esta sinergia sirve para muchas cosas.

Por ejemplo, para traducir texto. Estás en el extranjero. Digamos Japón. Tu japonés es, por ponerlo diplomáticamente, muy limitado. Y necesitás traducir un cartel en la vía pública. Bueno, las apps de traducción hacen exactamente eso. La de Google es muy fácil de usar y anda notablemente bien, incluso en tiempo real. Se requiere, obviamente, conexión con Internet, porque el trabajo pesado se hace en la nube.

Una de las apps pioneras en esto de reconocer seres vivos fue la extraordinaria (y cada vez mejor) Plant.net, que ya recomendé en alguna otra ocasión, pero que no está de más rememorar. El funcionamiento es muy simple: le sacás una foto a esa planta que te regalaron y cuyo nombre desconocés, y unos segundos después Plant.net te muestra una serie de opciones. Echás un vistazo, comparás (normalmente la app acierta de una) y ya tenés el dato que necesitás para averiguar los requerimientos de luz, riego y abono. O para saber si es riesgoso que el gato la mastique. Idealmente, cuando hayas verificado una de las opciones, deberías loguearte y validar el reconocimiento. Esta combinación de visión artificial con inteligencia humana hace toda la diferencia. Es gratis, además.

Otra aplicación brillante en este sentido es Bird.net. Como es bastante usual que oigamos claramente las aves, pero que sea muy difícil sacarles una buena foto, la app hace exactamente eso: grabás unos segundos del canto de un pájaro y, con notable precisión, Bird.net te va a decir de qué se trata.

Con todo, las guías de campo digitales siguen siendo clave; como las de papel, pero potenciadas. Una de las mejores es Aves Argentinas, obra de una centenaria asociación argentina del mismo nombre se convirtió en el estándar del rubro, no solo por la generosidad de su contenido (sin cargo alguno), sino por las herramientas que tiene para ayudar a reconocer un ave. No obstante, la app dejó de funcionar con las nuevas versiones de Android. Hablé el lunes con la asociación, y me dijeron que son conscientes de la situación y que están trabajando en una actualización, que estaría lista para fin de año. Una gran noticia. Por supuesto, las demoras surgen del hecho de que en la Argentina muchas de estas cosas buenas y valiosas se hacen a pulmón.

Entre tanto, una opción que combina las funciones de Bird.net y de Aves Argentinas es Merlin, del Laboratorio de Ornitología de la Universidad de Cornell. Antes de que lo pregunten, no, no está solo en inglés. También está en español, y se instala en ese idioma si tu teléfono está configurado en español. Anda muy bien, reconoce las aves por imágenes (como Plant.net) y por sonido (como Bird.net) y es posible seguir una serie de pasos simples para ubicar una especie. En esto último es semejante a la guía de Aves Argentinas, pero esta es más potente en opciones, cosa indispensable cuando la diversidad es mucha; las traducciones son también mejorables. No tiene costo y solo requiere registrarse con una dirección de mail para ciertas operaciones. Al momento de iniciar la app da la opción de descargar la base de datos correspondiente a los países en los que solemos hacer identificaciones. El de la Argentina ocupa algo así como 900 MB (o sea, casi 1 gigabyte, así que atentos los que están cortos de espacio de almacenamiento).

Combinada con Merlin está eBird, que es una app para añadir datos a la base del Laboratorio de Ornitología de Cornell. Para los que pensamos que la cooperación nunca es una mala idea, vale la pena. También requiere crear una cuenta, cosa que se hace en un minuto desde el mismo teléfono.

En la misma línea de Bird.net está Picture Insect, que con o sin razón (la lección de Aves Argentinas hace pensar que quizá no se equivocan) tiene costo. La versión gratis ofrece una base de datos menos generosa, aunque en mis pruebas reconoció sin problema una Aranea, un tipo de araña de jardín muy común, algo atemorizante y sin embargo inofensiva.

Y como todas estas cosas se hacen al sol, una buena idea es tener el widget de UVLens siempre visible en la pantalla de inicio en el teléfono. Esta app muestra el nivel de radiación ultravioleta en el lugar donde nos encontramos e incluso, luego de registrarse y elegir el tipo de piel, cuánto tiempo podemos estar expuestos sin riesgo.

Te puede interesar

Lo más visto

Recibí nuestras noticias