Guía para mantener la actividad física en invierno

La experta en fitness, Samantha Clayton nos brinda una guía con un enfoque constante y a largo plazo, para trasformar el ejercicio en un hábito y ver los resultados semana tras semana.
gym

La única manera de que el cuerpo luzca en forma es estar físicamente activo. Pero con el frío, a veces se complica. Hoy por hoy, todas las personas deberían hacer ejercicio, ya que la tecnología moderna nos mantiene sentados demasiadas horas.

Sin importar la condición física actual o nivel de actividad, existen muchos estudios que muestran que una nutrición equilibrada y un enfoque constante en el ejercicio son una estrategia a largo plazo para mejorar y mantener la salud. Si abandonaste los entrenamientos de resistencia y estás tratando de controlar tu composición corporal solamente con dietas, aquí van 3 claves para mejorar tu plan de nutrición, mantenerlo y potenciarlo al agregar actividad física regular a tu semana.

1-Tratá de hacer la cantidad de actividad física que necesitás

Cada persona debería hacer alguna actividad física por un mínimo de 30 minutos, cinco días a la semana. Algunos de los beneficios de salud asociados con el ejercicio son: mejorías en la densidad ósea, la tonificación muscular y el sistema cardiovascular, y un aumento en los niveles de energía. Si querés lograr un cambio grande en tu composición corporal o mejorar tu rendimiento deportivo, vas a necesitar permanecer activo por periodos de tiempo más largos. El objetivo hacer ejercicios de 60 a 90 minutos que varíen en intensidad y que se adapten a tus metas específicas.

2-No le tengas miedo al ejercicio

El motivo por el que muchas personas no hacen ejercicio es porque lo asocian con cosas negativas, como el dolor muscular, sudar o no sentirse bien. Si bien es cierto que la mayoría de las veces se transpira, cuando se sigue una rutina de actividad física con un enfoque progresivo y lento para lograr una vida activa, vas a comenzar a asociar el ejercicio con mejoras en tu composición corporal, autoestima y sentimientos de satisfacción. Comenzar una rutina con demasiada rapidez puede causar dolor muscular, así que sé delicada con tu cuerpo y aumentá la intensidad del ejercicio a medida que se incrementa tu nivel de ejercicio. Si es demasiado tarde y te sentís dolorida, planificá algunos días de ejercicio suave para que puedas recuperarte, como una caminata o ejercicios de estiramiento. Durante tu próxima sesión, empujá tus límites lo suficiente como para que logres resultados, pero no de una manera tan excesiva que no te permita caminar al día siguiente.

3-Divertite mientras te ponés en forma

La actividad que elijas tiene que ser divertida: ésta es la clave para que vuelvas por más. Evita esas rutinas extremas e intensificá tu nivel de ejercicio de forma progresiva. Cuando te salís del camino, tenés que empezar desde el principio. Y cuando dejás de hacer ejercicio, se pierde resistencia muscular y cardiovascular. Pero comenzar en el nivel donde te detuviste puede ser más rápido que cuando empezaste por primera vez. Tu cuerpo tiene una memoria maravillosa.

Bonus: tips y consejos para mejorar tu nivel de ejercicio (aún en invierno y en la ciudad)

  • Hacé ejercicios de estiramiento simples en todo el cuerpo para asegurarte de que estás utilizando todos los músculos y articulaciones
  • Aumentá tu nivel de actividad diaria usando las escaleras, caminando lo más que puedas, cortando el pasto, bailando y jugando con tus hijos. Simplemente “ponete en movimiento”.
  • Comenzá a agregar caminatas a tu día. Podés aumentar gradualmente el tiempo hasta que 30 minutos se conviertan en algo sencillo. Después, aumentá la intensidad y caminá rápidamente. Empezá a incluir diferentes terrenos, como lomas, y luego intensificá el paso trotando o corriendo.
  • Hacé ejercicios de resistencia con el peso de tu cuerpo como sentadillas, embestidas y flexiones; después agregá progresivamente pesas.
  • Lo más importante es escuchar a tu cuerpo. Empujá tus límites lo suficiente para que sientas el reto, pero no demasiado hasta el punto de lesionarte o no poder caminar al siguiente día debido al dolor.
     

Asesoramiento: Samantha Clayton (Vicepresidente Global de Desempeño Deportivo y Fitness en Herbalife Nutrition).

Te puede interesar