Glam Catamarca Glam Catamarca

El Bambú, la madera del siglo XXI

Su flexibilidad y fortaleza lo convierten en irresistible. Es un producto estrella, ideal para el medio ambiente, y sus fibras tienen usos múltiples.

Deco María Morresi
bambu

El bambú agita el alma de los creadores. Con la extrema aparente fragilidad que esconde su aspecto, metáfora de la resiliencia al ser fuerte como el acero, hace unos años el contagioso oleaje de la innovación y de la búsqueda de materias primas beneficiosas para el planeta hace que ocupe un papel estelar. Antiguo habitante del mun - do, empleado desde hace milenios en varias culturas, más allá de alimentar a los pandas, es un elemento codiciado en tiempos de altas exigencias destinadas a minimizar los impactos de las actividades en la Tierra, nuestro hogar común, o “esa mota de polvo” que gira en el universo al decir de Carl Sagan.

Simbólico para los orientales, signo de buena fortuna y prosperidad, aunque siempre se utilizó para hacer viviendas, sus cualidades lo entronan entre diseñadores, arquitectos y artesanos que lo eligen para construir esas casas que parecen surgir de sueños lúcidos. Estructuras habitables que, por la trama que se forma al trabajarlo, permiten el fluir de la brisa, el ingreso de la luz pausada y de noche una transparencia que invita a mantener la vista casi como si fueran cúmulos de estrellas.

Una diseñadora que juega con la ductilidad del bambú es Elora Hardey, canadiense que en parte vivió en Indonesia donde sus padres montaron una escuela especial, atípica. En Bali, entre selva y cielos, construye, junto al equipo de IBUKU, piezas únicas: viviendas, hoteles boutique, minivillas de varios pisos, todos son laberintos atrapantes. Algunos de los techos terminan en triángulos elegantes que dan la impresión de flotar en el aire. Otros, de tejido compacto, envuelven estructuras con formas volátiles. La obra del grupo es sencillamente fascinante y no llevan ni un clavo porque cada trozo de caña se tornea con las manos.

La obra de Elora es un homenaje al afecto que siente por esos lugares del mundo de tanto exotismo y encanto. Claro que a lo suyo se suman las propuestas de una serie de profesionales. Unos cuantos emplean el bambú para edificar viviendas sociales en áreas de escasos recursos y abundantes en carencias; por caso, en la isla Lombok, también en Indonesia. Convierten un material noble en el trampolín para que la gente tenga techo y viva protegida luego de una catástrofe natural que destruyó casi todo. Otros deciden utilizarlo por su glamour.

En Zihuatanejo, México, se encuentra el Plata Viva Resort, un lugar que es un oasis en la jungla. Las habitaciones están sobre árboles que combinan el concepto de campamento con el de hotel de luxe. Quien desee puede ir al Viva como voluntario y liberará tortugas o retribuirá a la comunidad con alguna tarea. El arquitecto costarricense Benjamín García construyó en Guanacaste una casa pensada en la pasión que sentía su madre al seguir los ciclos de la luna. Cuenta con dos módulos que conectan a un patio y al jardín. Se ve el bosque que la circunda reflejando la plenitud de la naturaleza a partir de entramados y texturas. La casa fue galardonada como la Mejor del Mundo en el World Architecture Festival del año 2010.

Un ejemplo que inspira desde Costa Rica es Casa Atrevida. Obra de los arquitectos Pietro Stagno y Luz Letelier, se reconoce por ser de materiales no convencionales como el bambú, antisísmica, estar elevada del suelo, contar con aleros envolventes que aportan sombra y ventilación y techo-jardín.

Entretanto, van apareciendo viviendas en diversos espacios del planeta. Una pareja parisina decidió hacer con bambú una casa clásica. Construida en la ciudad de Bessancourt siguiendo las normas de las casas pasivas alemanas, únicamente tiene hormigón en la losa de los cimientos. Y así se van encontrando propuestas más económicas, durables, ecológicamente responsables, ya que al ser una especie de crecimiento que no incomoda a la naturaleza, todo lo contrario, la convierte en una riqueza en épocas de ruptura de paradigmas arquitectónicos.

Te puede interesar

movil

Celular: ¿rutina o adicción?

Silvina Ocampo
Tecnología

Nos permite trabajar, socializar, entretenernos y hasta meditar. Sin embargo, el uso excesivo se está convirtiendo en un problema. ¿Cómo mitigar los efectos? Es el nuevo trastorno del siglo XXI. Analizamos el fenómeno.

DIP1

Comenzó la Diplomatura en Informante Turístico 

Turismo y Desarrollo SFVC
Turismo

El acto se llevó a cabo en el aula de posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de la Unca, y contó con la presencia del Rector de la Universidad Nacional de Catamarca Ing. Oscar Arellano.

Lo más visto

BBF01

Ponchos de Catamarca en el Bright Black Fashion

El Bright Black Fashion se realizó en el Centro de Convenciones de La Punta en San Luis con la presencia de modelos catamarqueñas y la empresa NG Eventos Integrales. Ph. @correaguillermoph fotógrafo de la agencia @brightblackfashion

DIP1

Comenzó la Diplomatura en Informante Turístico 

Turismo y Desarrollo SFVC
Turismo

El acto se llevó a cabo en el aula de posgrado de la Facultad de Ciencias Económicas y de Administración de la Unca, y contó con la presencia del Rector de la Universidad Nacional de Catamarca Ing. Oscar Arellano.

Recibí nuestras noticias