Catamarqueños For Export: Rafael Piskulich

Catamarqueños For Export 13/11/2020 Por Grupo NG Catamarca
Es Lic. en Administración de Empresas. Se recibió y se fue a vivir a Australia luego de juntar dinero e informarse durante dos años. Desde que llegó, aprendió e hizo cosas que nunca había realizado. Afirma que viajar, conocer y vivir en otro lugar “te hace madurar, ver las cosas de otra manera”.  
Rafa8
Rafa8

Se obsesionó y lo logró. Rafael Piskulich, de 25 años, se recibió de Lic. en Administración de Empresas e inmediatamente se fue a vivir a Australia, luego de juntar el dinero durante dos años. 

En diálogo con GLAM CATAMARCA, el joven catamarqueño nos contó cómo fueron sus comienzos en ese país, sus experiencias y vivencias.

Rafa1

“Mi viaje surgió en el último año de la facultad ya cuando estaba por recibirme. Empecé a sentir esas ganas de viajar, de conocer otros lugares. Ya había leído un poco acerca de la Visa Working Holiday de Australia y me obsesioné con eso. Todos los días buscaba información para ver cómo se podía conseguir, qué lugares podía conocer y qué oportunidades había para viajar. Me puse el objetivo, y una vez recibido, junté guita durante dos años y me fui”, relató.

Rafael comentó que llegó en septiembre del año pasado a Sidney, porque había leído que era el lugar a donde iban más los argentinos para compartir las mismas costumbres. “Estuve dos semanas ahí. Hice los trámites bancarios y luego me mudé a Manly, suburbio en las afueras de Sidney que está repleto de argentinos y latinos. Ahí te hacen sentir como en casa porque hacemos asados todos los fines de semana, mateadas en la playa, y eso está bueno”, agregó.

Rafa6

“Rafa” admitió que nunca tuvo la idea de conseguir algún trabajo de su rubro, de su profesión. “Sabía que era complicado por una cuestión de las condiciones de la Visa, que solamente te dejan laburar con un mismo empleador durante 6 meses. No es imposible, pero tampoco es fácil, así que decidí ir agarrando laburos que me gusten pero sin desesperarme”, afirmó.

El primer trabajo

Mi primer trabajo, cuenta Rafael, “fue el que hice durante 3 meses en una fábrica que hacían techos automáticos.  Ahí hacíamos básicamente toda la preparación de los pedidos, cortar los metales, ensamblar, taladrar, hacer los agujeros, y hacer la instalación en lugares como universidades, clubes”.

Rafa4

Para Rafael ese “primer choque” fue “tremendo”. “De pronto estaba haciendo cosas que nunca en mi vida había hecho. Por suerte me fue bien con el idioma y había estudiado inglés, y se me hizo un poco más llevadera la cosa. Fue muy bueno para tener la primera experiencia, totalmente positiva”, expresó.

Solar Farms

Luego, el periplo de Rafael por Australia se puso más interesante. “Después de las fiestas de fin de año, y de tomar unas vacaciones con unos amigos, uno ellos, Germán, que también es catamarqueño y viaja conmigo, empezamos en las Solar Farms (granjas de paneles solares), para cumplir tres meses de trabajo en el campo para extender la Visa por otro año más”, precisó.

Y continuó: “Encontramos una en un pueblo que se llama Balranald, en Nueva Gales del Sur. Tuvimos un viaje en colectivo de 15 horas y llegamos. Dormimos en una carpa en medio del bosque hasta que nos hicieron entrar a la granja que es la segunda más grande Australia. Es impresionante. Y empezamos a laburar. Ahí hicimos la parte instalación mecánica, poníamos todas las estructuras en donde van los paneles, los soportes”. 

Rafa2

Para Rafael “fue una experiencia totalmente positiva, y sobre todo, sirvió para probarme a mí mismo, porque haciendo cosas que nunca había hecho, y las condiciones del laburo eran muy duras, con 40 grados de calor, 11 horas por día, pero me ayudó para fortalecerme mentalmente. Fue una experiencia linda porque además había un montón de gente joven laburando. Y como las horas se pagan muy bien, decidimos seguir y entramos en la empresa”.

Más experiencia y recorrido

"Después nos fuimos a laburar a otro proyecto, que fue en el momento de la pandemia, así que aprovechamos y nos fuimos a Corowa, también en Nueva Gales, otro pueblito, pero con las condiciones climáticas totalmente diferentes, con lluvia y frío. Luego, la empresa quebró y nos quedó debiendo plata de un mes, así que estábamos muy preocupados. Y tuvimos que buscarnos otro lugar, que trabajamos hasta hace tres meses".

Rafa3

"Se trata de otra Solar Farm pero en una ciudad del Estado de Queensland. Allí estuvimos en una planta de gas de la empresa Shell, e hicimos el tema de los paneles solares. También aprendí a usar una máquina impresionante y no lo podía creer. Ahora me tomé una semana de vacaciones en un lugar espectacular, súper turístico y pronto voy a arrancar de nuevo con otra Solar en otro lugar para hacer el control de calidad de los paneles".

Australia es “impresionante”

Australia es un país de la “puta madre”, calificó Rafael. “Impresionante en lo que se refiere a la calidad de vida. Todos los servicios funcionan de lujo. Obviamente que extraño a mis viejos, a mis amigos. El asado de los domingos, irme a Las Juntas, algún que otro folclore, alguna peña, pero con otros argentinos organizamos algunas guitarreadas y están buenísimas”, confesó. 

Rafa5

Viajar, una de las mejores inversiones

Según Rafael, “el estar laburando todo el día, hace que todos los pequeños momentos sean más intensos”. “También tenés mucho más tiempo para pensar, de descubrirte, qué es lo que te gusta que lo que quieres de la vida. Creo que viajar es una de las mejores inversiones, la mejor experiencia que puede tener una persona, no importa si te vas una semana, un mes o 5 años, o a 10 kilómetros de tu casa. Es una experiencia que se disfruta. Te hace conocer a otras personas, otros países, cambiar prejuicios, te hace madurar, valorar lo que tenías y ver desde otro punto de vista las cosas”, resaltó.

Rafa7

Animarse a salir, viajar y disfrutar

Por último, Piskulich aconsejó viajar para no arrepentirse. “A todos les digo que se animen obviamente. Cuesta salir del lugar donde uno está, pero hay que animarse porque el mundo es tan lindo, tan grande y hay tantas cosas para hacer. Sería una lástima no aprovecharlo. Creo que me arrepentiría mucho que habiendo tantos lugares lindos, tanta comida, culturas, gente tan diferente que están ahí para ir a conocerlo y no hacerlo, para mí sería arrepentirme mucho. Está bueno para uno para ver también qué querés de tu vida, dónde querés vivir. Es muy buena la experiencia, la recomiendo”, concluyó.

Te puede interesar